Cuba gana, los pueblos aplauden a grada llena

Solapas principales

Compartir en las redes sociales
Por: 
Juventud Rebelde

Al intenso desfile de oradores de los pueblos en favor de Cuba realizado en la jornada del miércoles, este jueves de victoriosa votación continuó en la Organización de Naciones Unidas el combate de verbos solidarios para condenar el bloqueo de Estados Unidos a toda la población en la Isla.

El perenne agresor del Norte, representado el gran salón de la ONU por su embajadora, Kelly Craft, dijo no reconocer el reclamo de la comunidad internacional de que levante el bloqueo.

«Nosotros decidimos cuáles son los países con los que comerciamos; nos preocupa que la comunidad internacional siga cuestionando este derecho», dijo Craft antes de intentar el casi infantil recurso de desviar la atención del problema: no somos responsables de las acciones del régimen cubano contra el pueblo, afirmó con descaro.

«Nuestra responsabilidad primera es defender a aquellos que no tienen voz: el pueblo cubano», arguyó a sabiendas de que ese pueblo, además de víctima, es el combatiente más decidido contra el bloqueo de la Casa Blanca.

La embajadora de Washington en la ONU reúne ignorancia, prepotencia y cinismo, requisitos básicos en los «fichajes» de Donald Trump, de ahí que no asombró que su equipo hubiera abandonado el salón cuando usaba de la palabra el canciller venezolano.
Venezuela y Cuba, juntas en la lucha y la victoria

Hermana como es de Cuba, Venezuela envió al debate nada menos que a su ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, quien calificó la política de bloqueo como anacrónica e inhumana.

«Por más obstáculos que nos pongan, ninguna acción de la burocracia estadounidense logrará impedir que Cuba y Venezuela sigan luchando y venciendo juntas. Aquí estamos, siempre con ustedes», afirmó en su intervención Arreaza, en claro mensaje al pueblo cubano desde las entrañas mismas del imperio.

«Estamos para acompañar a Cuba en momentos en que Estados Unidos ha recrudecido el bloqueo y para destacar la importancia que todas las naciones debemos dar al multilaterialismo y al respeto a la Carta de las Naciones Unidas en cuanto a la soberanía y la independencia de las naciones y su rechazo al uso de las medidas coercitivas», sostuvo.

Arreaza aseguró que Estados Unidos no logrará jamás su objetivo de cambiar a Cuba porque el pueblo cubano está dispuesto a defender su sistema político, económico, social y cultural, como lo ha hecho durante más de 60 años. Además, recordó cómo el comandante Hugo Chávez denunció allí mismo, en 2011, el ensañamiento imperial contra la Patria de Martí.

El Canciller venezolano refirió la importancia de un firme compromiso de la ONU con los postulados de su Carta fundacional, en lo que respecta al principio de no intervención en los asuntos internos de los países, llamado desoído por quienes violan con sistemática y total impunidad el derecho internacional. Ahora, dijo, también lo hacen contra el pueblo de Venezuela.

No es por la vía de la intolerancia política que se deben manejar las relaciones internacionales, consideró antes de comentar que Washington aplica sus políticas de bloqueo para imponer sufrimiento generalizado a los pueblos. Es una práctica criminal, es crimen de lesa humanidad, dijo sobre ese castigo colectivo que emana de la soberbia de los que se creen superiores y dueños del mundo.
Bolivia: denuncia y agradecimiento

El apoyo llegó igualmente en voz del embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas, Sacha Llorenti, quien calificó la sesión como muestra de solidaridad con el pueblo cubano y recordó que el bloqueo es algo real, palpable, que afecta a todos los sectores del país caribeño. Entre ellos mencionó la educación y la salud pública, el comercio exterior y la inversión extranjera, la construcción y la industria turística, entre otros.

«Pero esta sesión —acotó— es más que una muestra de solidaridad con Cuba. Es también un agradecimiento a la maravillosa solidaridad de Cuba con el mundo».

Sacha Llorenti recordó la ayuda ofrecida por el país caribeño a varias naciones africanas en la lucha por su independencia, así como los programas de colaboración médica y educacional con los países del Tercer Mundo. Además, mencionó la presencia cubana en América Latina y Asia tras la ocurrencia de desastres naturales.

El diplomático boliviano caracterizó la gravedad del acoso: «Hoy no solo hablamos de Cuba y de la amenaza a su sistema político, económico y social, sino de una amenaza actual al multilateralismo». Existe, como añadió, un plan organizado de acciones para atentar contra el multilateralismo en el mundo.

«Aquí no solo votamos contra el bloqueo, votamos a favor de la esperanza y de la posibilidad de hacer de nuestro mundo un lugar más justo», concluyó.
Cuba, Irán y el precio de su resistencia

Somos testigos del enfoque arrogante y expansionista de un Gobierno que representa una amenaza para la paz, dijo al inicio de su discurso el embajador adjunto de Irán ante la ONU, Eshaq Ale-Habib, en referencia a los actos del Ejecutivo de la Casa Blanca.

Las medidas coercitivas unilaterales del Gobierno de Estados Unidos son el mejor ejemplo del unilateralismo. Estas sanciones y bloqueos, como manera de alcanzar sus objetivos de política nacional, tienen efectos adversos para la comunidad internacional, agregó.

El diplomático afirmó que el bloqueo de casi seis décadas a Cuba es el sistema más injusto y prolongado de sanciones unilaterales contra cualquier país. «No hay sector ni ciudadano cubanos inmunes. Desde el año pasado, el bloqueo se ha hecho más estricto como elemento central de la política de Estados Unidos contra Cuba», consideró.

«Estados Unidos se ha hecho adicto a la imposición de sanciones unilaterales a los Estados que no se someten a sus políticas. Irán y Cuba están pagando el precio de su resistencia a las políticas colonialistas de Estados Unidos», comentó.

Eshaq Ale-Habib denunció que también Irán sufre esas sanciones, desde el triunfo de su Revolución Islámica, hace 40 años. En el cerco se incluye el freno al acceso de medicamentos y equipamiento médico. «La administración de Estados Unidos quiere que el mundo crea que está preocupada por el pueblo iraní, pero sus sanciones demuestran lo contrario», denunció.

Estados Unidos es un socio poco confiable que ataca a los pueblos de otros países con la rúbrica de sanciones, consideró antes de añadir que la Casa Blanca «ha despojado su política exterior de cualquier principio».
Europa, por una atmósfera constructiva con Cuba

El representante de Finlandia, en nombre de la Unión Europea (UE), afirmó que el «embargo» impuesto por Estados Unidos contra la Mayor de las Antillas tiene efectos negativos en la calidad de vida del pueblo e impacta en otros países.

Además —expresó en nombre de su bloque— las medidas de Estados Unidos contra Cuba restringen los viajes personales y la prohibición de viajes de turismo daña toda la capacidad del sector privado cubano, más allá de los impactos nocivos de otras sanciones unilaterales.

«Nos oponemos —remarcó— a tales medidas, debido a su aplicación extraterritorial e impacto de la UE. No podemos aceptar estas medidas impuestas en nuestras relaciones comerciales con Cuba».

El diplomático afirmó el rechazo a la activación de los títulos III y IV de la Ley Helms-Burton, que «violan los compromisos de Estados Unidos con la Unión Europea en 1997 y 1998», y refirió que, ante esas acciones de Washington, la UE ha establecido mecanismos de protección para sus empresas y ciudadanos.

De igual modo, el representante de la UE refirió la firma de ese bloque de un Acuerdo de diálogo político y cooperación con Cuba, «logrado en atmósfera franca y constructiva», y que ofrece a la Isla una alianza fidedigna en pro del derecho sostenible. Por el contrario, la Unión Europea considera que «el embargo (de Estados Unidos contra Cuba) no contribuye a estos objetivos, sino que los socava», sostuvo.
Otros pueblos, idéntico respaldo

Representantes ante la ONU de Pakistán, Antigua y Barbuda, y Trinidad y Tobago se sumaron al rechazo internacional de la política de cerco de Estados Unidos a nuestro país.

Indistintamente, señalaron su adhesión a la Carta de las Naciones Unidas, reiteraron el llamado incesante al cese del bloqueo económico, comercial y financiero de la Casa Blanca contra el pueblo cubano y de la imposición de medidas coercitivas unilaterales, las cuales reducen las perspectivas de resolver las diferencias.

Estos diplomáticos reconocieron que el diálogo es la clave para poner fin a las diferencias.

De igual modo, el orador de Cambodia convocó a levantar todas las sanciones contra Cuba por los daños que provocan a su pueblo. Debe ser ambición de la ONU —afirmó— no dejar a nadie atrás.

Tanzania expresó en el debate que el levantamiento del bloqueo puede ser beneficioso tanto para Cuba como para Estados Unidos. Su portavoz criticó la injusticia de esa política. «Las sanciones unilaterales impactan negativamente sobre el pueblo cubano y a los sectores más vulnerables como los niños», aseguró.

Guinea Ecuatorial llamó a poner fin a esa política por la cual sufre el pueblo cubano, y señaló que las medidas coercitivas unilaterales constituyen un obstáculo al desarrollo nacional de la Mayor de las Antillas y viola los principios de la Carta de las Naciones Unidas y de las leyes internacionales.

La diplomática representante de Zambia ante la ONU señaló las enormes pérdidas que el bloqueo provoca a Cuba y su economía, a los negocios y a las empresas que sufren su impacto, mientras que la de Islas Salomón reconoció cuánto ha dañado el bloqueo al pueblo cubano y sus planes de desarrollo.

Publicado: 
Friday, November 8, 2019 - 08:00

Nuevo comentario

Image CAPTCHA
Escriba los caracteres que ve en la imagen.